Una pareja japonesa se divorcia por culpa de Frozen: el reino del hielo

La película de animación Frozen se ha convertido en el centro de la disputa entre una pareja japonesa que ha decidido divorciarse por tener diferentes opiniones sobre la popular cinta de Disney.

A pesar de ser una película familiar y con amistosas alusiones al amor y a la felicidad, lo cierto es que Frozen no produce la misma reacción en todas las personas que la ven por primera vez. Este debió de ser el pensamiento lógico de un ciudadano japonés que tras ver la película de la factoría Disney mostró su desagrado a su esposa, quien inmediatamente solicitó el divorcio a su marido por haber vertido semejantes improperios contra su película favorita.

A través de la web japonesa Kikonsha no Hakaba, traducido al castellano, El cementerio de la gente casada, donde la gente cuenta sus malogradas experiencias en sus matrimonios y da consejos acerca de cómo sacarlos adelante, se dio a conocer esta sorprendente causa de divorcio entre una pareja nipona.

Fue un hombre de 31 años que se mantuvo anónimo quién finalmente desveló lo que estaba ocurriendo con su hasta entonces esposa de 29 años y amante de la película de Disney.

A pesar de contar con una vida idílica, lo cierto es que todo cambió cuando su media naranja se obsesionó con Frozen, la famosa película de la factoría del ratón Mickey. Fue entonces cuando su matrimonio comenzó a destruirse sin remedio.

Su mujer acudía en varias ocasiones al cine para revisionar una y otra vez la ansiada película y poder disfrutar de las canciones en pantalla grande y sonido impecable. Pero el problema llegó cuando convenció a su marido para que la viera por primera vez.

“No está mal, supongo, pero tampoco es algo que me importe demasiado”, fue el comentario que hizo el marido tras ver la cinta. Unas palabras que parecían ser de lo más inocentes y que fueron la antesala de la pregunta de la discordia: “¿Crees que la película es tan buena?”.

Si no puedes entender lo que hace que esta película sea genial, hay algo que no funciona en ti como ser humano”, contestó su esposa. “¡Quiero el divorcio!”, zanjó.

De esta manera tan sorprendente se dio carpetazo a un matrimonio de seis años por diferencias de opiniones acerca de una película que lejos de ser tan inocente como se esperaba produce reacciones de lo más sorprendentes entre algunos sectores del público.

About

View all posts by

Deja un comentario