Waste water treatment: salvando el ecosistema

waste water treatment

Prestando atención a la naturaleza, se puede notar que existe un ciclo constante de renovación, donde cada elemento tiene un papel que cumplir en un círculo de aprovechamiento total. Excepto por la aparición de los seres humanos que, en el afán de convertir el mundo en un lugar cómodo, creamos muchos contaminantes que alteran el equilibrio. Para restablecerlo, necesitamos entre otras cosas, un apropiado waste water treatment.

Clasificación de las aguas contaminadas

  • Urbanas: producidas por las actividades domésticas normales. Provienen de lavadoras, inodoros, duchas, bañeras y lavaplatos e incluyen los ríos que corren por las ciudades y reciben sus desperdicios. Se caracterizan por la vasta cantidad de materia sólida que llegan a acumular, convirtiéndose en fuente de enfermedades virales y bacterianas.
  • Industriales: provenientes de los diversos tipos de fábricas. Suelen transportar metales pesados y sustancias químicas, consecuencia no aprovechable de los procesos de manufactura.
  • Agropecuarias: podrían no parecer importantes; pero, en los cultivos a gran escala se usan ingentes cantidades de insecticidas y fertilizantes nitrogenados. Estos productos tienen efectos adversos en los reservorios naturales; al favorecer, por ejemplo, el crecimiento masivo de algas que consumen el oxígeno, privando a los peces del mismo.
  • Pluviales: relacionadas, de cierta forma, con todos los anteriores. Surgen cuando las lluvias arrastran los sedimentos y basura de las calles, a las alcantarillas o ríos y lagos cercanos.

Aunque la lista pueda verse alarmante, dichos residuos son removidos eficientemente en las plantas de tratamiento de agua servidas, tanto con métodos de filtrado cada vez más sensibles, empleando bacterias que se alimentan de elementos indigeribles para otras criaturas, permitiéndoles que se asienten o aplicándoles químicos, según se requiera.

El feliz resultado no es únicamente el fluido apto para volver a los cauces naturales, proveyendo de nutrientes a las plantas y manteniendo sano a todo ser viviente que lo consuma; sino que además, se obtiene un lodo empleado como fertilizante, con éxito.

En conclusión, es posible vivir en armonía con la naturaleza, teniendo los sistemas de tratamiento de aguas residuales apropiados. Es solo cuestión de recordar que debemos actuar inteligentemente y no desperdiciar el vital líquido, conservando así la integridad del planeta que llamamos “nuestro hogar”.

About

View all posts by

Deja una respuesta